Hasta siempre Sr. Nati Pastor. Gracias por tu vida

FOTO

"A menos que estés dispuesto a hacer el ridículo, Dios no va a hacer lo milagroso."

FOTO

De una u otra manera casi todas las madrinas y padrinos de la India os sonará este nombre: Hna Natividad Pastor. Hacía ya años que su salud no la permitía venir a España, pero eso era un mal menos, ella quería partir hacia el encuentro con Dios desde la India.

Ayer, 6 de junio de 2016 su deseo se ha visto cumplido. Después de una breve enfermedad, en el Hospital de la Virgen del Pilar de Baroda, a la edad de 92, dejaba atrás una vida plena, entregada desde un servicio fructífero en la viña del Señor, 65 años de vida consagrada en el Carmelo Misionero, 55 de estos años, en la India.

Hna. Natividad Pastor de la Heras nació el 9 de abril 1924 en Valladolid, España, en la casa del Sr. Lorenzo Pastor y Jacinta de la Heras. Sus padres eran profundamente religiosos. Nati, fue la mayor de sus seis hijos.

Después de completar sus estudios, a la edad de 25 se unió al Carmelo Misionero. Años más tarde la seguiría en este camino su hna Sagrario.

FOTOHnas Natividad Pastor (a la izquierda) y Hna Teresa Conde

Hnas Natividad Pastor (a la izquierda) y Hna Teresa Conde

En 1951 hizo su primera profesión y la profesión perpetua en 1957. Su gran deseo era pasar la vida al servicio de los pobres y enfermos.

Sor Natividad llegó a la India en 1961 y trabajó en la Leprosería de Junagadh durante 5 años. Era llamada cariñosamente Sr. Nati.

En 1966, Sr. Nati, fue enviada a Dediapada como pionera para comenzar allí una nueva misión. Trabajó 24 años en Dediapada con una dedicación y ética laudables, realizando un trabajo increíble.

No hubo pacientes que no fueran atendidos de día y de noche y a pesar de su inmenso trabajo no dejó de actualizarse en el conocimiento de su profesión en el campo de la medicina. Al ser la única doctora en Dediapda en aquellos momentos, se enfrentó a una gran cantidad de riesgos y trató a miles de personas.

Al proclamar sus pacientes su gran capacidad curativa, acudían a Dediapada de todo el sur de Gujarat. Llegaban personas con diversos problemas de salud desde Surat, Baroda e incluso de Ahmedabad.

Todo su éxito siempre se lo atribuía a Jesús que era su fuerza total. Su trabajo e influencia ha ayudado a elevar la dignidad de la gente de Gujarat.

En 1990 Sor Nati fue trasladado a Sagbara y continuó su ministerio en la sanidad. Al estar cerca de Maharashtra había pacientes que acudían a diario de los pueblos cercanos.

A lo largo de su vida, disfrutó de una salud razonablemente buena. Desde hace 8 años, ésta comenzó a deteriorarse. Tuvo que someterse a una operación de corazón para implantarle un marca-pasos permanente.

Poco a poco fue perdiendo la vista y también la audición. No poder asistir a los enfermos por su deterioro fue muy doloroso para ella.

Sor Nati fue un médico competente. Aprender Guajrati fue un gran reto para ella. Al llegar a la India, comenzó a trabajar y más tarde le resultó muy difícil dominar esta lengua. Aunque no podía hablarla bien, su lenguaje de amor y su trato suave obraban una curación milagrosa.

Poseía una gran empatía. De carácter tranquilo y profundamente reflexiva, acompañó y asesoró a muchos sacerdotes y religiosos.

Inculcó en sus pacientes optimismo y esperanza. Su amor y su fe, se reflejaban en su cara. La gente se sentía fuertemente atraída por su personalidad. Sor Nati era sencilla, alegre, responsable y orante. Compasiva y generosa. Le encantaba estar en la comunidad y disfrutar de la compañía de las hermanas.

Era muy querida y respetada por sus familiares, amigos y hermanas por su forma de ser, inteligencia profunda, compasión e integridad. Tenía también una gran facilidad para la música.

Con el fallecimiento de Sor Natividad Pastor, la gran misionera que sirvió a la India desde hace 55 años, la Congregación ha perdido una gran persona motivadora e inspiradora.